• mareabaja

    Ha comenzado a bajarme la marea.
    Es una marea de ría, que baja tonta, grande y silenciosa.
    Se me cae desde la mirada,
    y me va dejando sin piel que me esconda.
    Bajamar lejos del mar,
    de las olas, del viento.
    Me baja la marea y seguro que ahora se me verán las playas de lodo sucio. Y ese muelle que asoma, dentadura imperfecta que ya nadie querrá besar.
    Ha comenzado a bajarme la marea.
    Marea de ría tonta que no volverá.
    Bajamar lejos del mar, de las olas. Lejos, muy lejos de tu viento.
  • intemperie

    ¿Y si un día no pudiera volver?
    Perdidas las fuerzas, ahogada la ilusión.
    Si entonces no pudiera marcharme ya de aquí.
    Si quedará tumbado, exhausto, clavado a la arena en que tú habitas.
    Agotado, incapaz, inútil.
    Si un día quedará a la intemperie de tu ausencia,
    ¿qué marea vendrá a buscarme?
    ¿en qué viento me subiré para volver a qué lugar?
    Surcos que el agua deja al irse, huellas sobre la arena en que tú habitas.
    La arena que me retiene, triste y húmeda.
    La arena de la que no quiero irme porque, si un día no pudiera ya volver, dime
    ¿a dónde no volvería?
  • volaremos

    Te lo prometo. Volveremos, levantaremos el vuelo. Secaremos las alas bajo el mejor sol del verano. Porque te lo mereces. Dejaremos atrás esta lluvia que nos empapa y haremos pequeñas, allá abajo, las calles sucias de charcos y rostros ausentes. Y volar, volar hacia el cielo azul de nuestra montaña. Porque nos esperan. Porque se nos secarán las alas. Te lo prometo.
  • camino

    Quiero volver a casa.
    Pero ahora creo que no llegaré nunca,
    porque ahora se que hace mucho que llegué.
    El camino, mi casa.
  • Perdóname por no volver, pero es que todavía no he conseguido irme de allí.
  • querer

    Había una posibilidad. No descansé hasta que no quedó ninguna