Vivo en ideas hermosas

¿Te acuerdas de aquella idea que tuve?
Sí, aquella locura que tanto nos hizo reír un día de este verano.
Era tarde pero hacía calor, había luz y creíamos que todo, todo era posible….¿te acuerdas?
Pues resulta que he pensado esa idea con tanta fuerza esta noche que me he quedado dentro. Lo que oyes.
Y, la verdad, no quiero, no voy a salir de ella mientras esto dure.
Que aquí no hace ni frío ni miedo.
Que se guarda el calor y la luz de aquella tarde mágica y tu risa. Tu risa se quedó aquí dentro y tu risa es lo único que quiero escuchar hasta que todo esto acabe.
Sí, viviré en ideas hermosas hasta que todo esto acabe.