Pedaleo

Pedaleo. © del texto y de la fotografía; Luis Ibergallartu

Hoy he vuelto a andar en bici. Hoy estoy 35 kilómetros más cerca del verano.
Pedaleo desde hace mucho. No se por qué, aunque creo que al menos ya se hacia donde.
Voy al verano.
Hoy las cunetas son frías y húmedas. La luz se escapa rápida y proyecta largas sombras sobre la carretera.
Pero quiero volver a creer que cada kilómetro, cada hora sobre la bici me acercará al verano. A aquel verano. Subir Lunada, bajar Los Tornos empapado bajo la tormenta o sentir las onzas de chocolate derretidas por el calor de agosto. El Páramo de Masa, el Escudo. Soñar desgastando con el dedo un mapa de carreteras: normalmente cerrado de noviembre a marzo.
Doy inútiles pedales hacia un verano de veranos.
Y se que, como entonces, no habrá páramo, ni puerto, ni regreso que me deje satisfecho. Porque siempre habrá más. Siempre. Un kilómetro más.
Sigo andando en bici. Hoy estoy 35 kilómetros más cerca de ninguna parte.