Formigal: atrapado en sus propias redes

Ya tenemos nuestro “caso Nestlé” particular. Es celébre en el estudio del uso de las redes sociales el mal uso que la compañía suiza hizó de ellas al ser criticado por una ONG por el origen de determinado aceite que empleaba en la elaboración de sus productos.

Ahora no tenemos que ir tan lejos y podemos presenciar en vivo y en directo como una compañía española, ARAMON (50% Ibercaja y 50% Gobierno de Aragón) está siendo sacudida literalmente por la ira de sus usuarios… precisamente por una mala gestión de las opiniones de sus usuarios en sus propios medios sociales.

La historia es corta. El pasado lunes 13 de febrero un esquiador  sufre un accidente en Formigal al chocar contra una moto de nieve de la propia estación. La moto subía por una de las pistas balizadas y el esquiador que bajaba por ella no pudo evitar el choque. A resultas del accidente el esquiador sufrió heridas muy graves y actualmente está internado en un centro hospitalario. Esos son los hechos.

Formigal dispone de un amplío abanico de soportes de comunicación, propios y externos a los que accede a través de sus gabinetes de prensa. Ninguno de ellos reflejó inicialmente (hablamos de los 6 días posteriores al accidente) ningún aspecto de la noticia.

El muro de Formigal, mudo demasiado tiempo

Existe un foro especializado en temas de la nieve cuyos usuarios son especialmente activos: www.nevasport.com. En el foro dedicado expresamente a Formigal sus usuarios se hicieron eco del accidente de manera inmediata. Las versiones se sucedían, pero Formigal se callaba, no solo en ese foro (en el que Formigal nada tiene que ver y en el que carece de ninguna representación, pero que es usado por muchos de sus usuarios) sino y sobre todo en sus propios medios sociales.

Mientras el  muro de Facebook de la empresa se iba llenando paulatinamente de críticas que superaban ya el tema del propio accidente sin que desde la compañía se hiciera nada al respecto. Twitter, mudo.

Hoy, una semana más tarde, y entre la indignación de los usuarios, Formigal ha emitido un comunicado oficial en el que da su versión de los hechos y justifica su silencio “… pedimos disculpas si ha podido parecer que queríamos ocultar información cuando realmente lo que pasado ha sido un error en los procesos internos de información de la estación…”

Demasiado tarde. Las versiones se multiplican y Formigal ve como su imagen se ve deteriorada con comentarios que ya no se circunscriben solo al accidente sino que afectan a cualquier aspecto de la gestión de la estación de esquí. Ahora solo le queda referirse una y otra vez a un comunicado oficial que no satisface a sus usuarios.

Difícil papel el del Community Manager en esta ocasión, lo sabemos, pero la integración de las redes sociales en la estrategia de marketing de una compañía debería ir más lejos que colocar unos logos en la home de su web.

Comparte

Evernote, soporte de escritores

A la hora de afrontar la tarea de preparar un contenido para luego publicarlo disponemos de una batería de opciones en lo que a software se refiere. Inicialmente contamos con toda la serie de procesadores de textos tradicionales (Word, OpenOffice, etc.).
A un nivel más elaborado existe un rango de programas que se identifican como “soft para escritores”. Son programas que más allá de soportar el texto permiten una serie de operaciones que facilitan la creación y la gestión de los contenidos que vamos creando.
Estos programas, además de sus características orientadas al procesamiento de textos y la organización de los mismos, cuentan con recursos que ayudan a visualizar conexiones entre los distintos elementos del escrito, manejo de múltiples ventanas, y  uso de comentarios y marcadores.
En este bloque encontramos referencias muy conocidas como el Storyst o Scrivener para Mac o OmmWriter actualmente válido para plataformas Mac y Windows.
En cualquier caso hablamos de soluciones de pago (existen otras gratuitas, es verdad) en ocasiones solo con versiones en inglés y con curvas de aprendizaje no siempre cortas.
Por eso hoy queremos plantear el uso de una herramienta gratuita, con versión en castellano, muy sencilla de usar y que ofrece algunas ventajas que la convierten en una alternativa muy capaz en ese terreno: el popular Evernote.
Evernote es una aplicación que ayuda a recoger, ordenar y gestionar nuestros apuntes. En base a un sistema de libretas, notas y etiquetas permite que dispongamos de toda esa información lateral que vamos recogiendo por ahí (webs de interés, un cartel que nos gusta, un truco aprendido en una aplicación, una tarea, una dirección…) ordenada y siempre a mano.
Es esa capacidad de recoger, almacenar, ordenar y mostrar lo que la convierte en una herramienta válida para la preparación de contenidos:

  • permite estructurar nuestro trabajo y ver fácilmente esa estructura.
  • podemos volcar cualquier tipo de contenido; desde texto excrito, cortado de cualquier aplicación, imágenes de pantalla, fotos, webs, etc.
  • su sistema de etiquetas y de búsqueda facilita la localización de información ya volcada.


Pero sobre todo yo destacaría la sincronización como el elemento más potente que nos brinda Evernote. Como herramienta multiplataforma que es podemos disponer  de ella en cualquier dispositivo con conexión a internet (portátil, smartphone, tablet, etc.) de manera que siempre tendremos a mano nuestro contenido; para añadir cualquier aportación (una foto, una nota de voz…), hacer correcciones, compartir, etc. Bastará con sincronizar luego el resto de dispositivos y ya tendremos actualizada la información.

En este pequeño vídeo podéis ver algunas de las capacidades descritas.

Estrategias que triunfan

He encontrado, como usuario, una realidad que me sirve como un excelente ejemplo de estrategia en la red. Empresas que han sabido dar más valor a sus productos a través de servicios que ofrecen en la red.

datos que ofrece Garmin

El deporte es un importante sector comercial. Los cambios de hábitos en la sociedad y en la práctica deportiva han creado un perfil muy definido de practicante. Aficionado especialmente a disciplinas de largas distancias (ciclismo, BTT, maratones, carreras de montaña, esquí de fondo, etc.), mayoría de varones, a partir de los 28-30 años y hasta muy entrados en los 50, y con una enorme dependencia hacia el componente tecnológico que envuelve su práctica deportiva. Bicicletas de carbono, zapatillas con geles absorventes, etc.

En ese mercado y desde hace menos de cinco años juegan un papel fundamental los pulsómetros que gestionan los datos más específicos de la práctica deportiva. El desarrollo del geoposicionamiento ha rizado el rizo y uno puede llevar en la muñeca un dispositivo total; pulsaciones, tiempo, desnivel acumulado, potencia, distancia, frecuencia….
En ese sector de los, resumiendo mucho, pulsómetros existen tres grandes referencias; las finladesas Suunto y Polar y la norteamericana Garmin. Las tres llevaban ya tiempo ofreciendo modelos que disponían de un software que permitía un mayor rendimiento a la hora de analizar los datos que llevabamos desde el dispositivo hasta nuestro ordenador.

plataforma social Suunto

Pero con la llegada de la web 2.0 las tres (la primera que yo conocí fue la de Garmin) han modificado esos software de forma que ahora se integran en plataformas con un alto componente social. Basta con vincular el dispositivo al ordenador (algún modelo no precisa ni cable) para que desde el sitio web de la compañía se nos facilite la descarga de datos y sobre todo la integración de esos datos en nuestro perfil. Así podemos, no solo almacenar y gestionar nuestros datos sino compartirlos con otros miembros de nuestra red; planes de entrenamiento, competiciones objetivo compartidas, recorridos de competiciones, etc. Un valor  añadido a sus productos, un elemento de fidelización, una manera de acercar su catálogo de novedades…
Se puede hacer.

Plataforma Garmin: https://connect.garmin.com/ 

Plataforma Suunto: http://www.movescount.com/

Plataforma Polar: https://www.polarpersonaltrainer.com/

 

 

 

 

Ebooks; desde la perspectiva del usuario

Ahora: descárgate El hombre que veía sueños en formato epub y disfruta de la lectura digital.

En un post anterior –ebook sobrevivir a formatos y plataformas– vimos cómo era posible acceder y disfrutar de contenidos digitales sin disponer necesariamente de un dispositivo específico de lectura (ebook).
Hoy vamos a ver desde la perspectiva del usuario el acceso, la compra y el disfrute en las grandes librerías virtuales.

aspecto de la librería iTunes

Google
Y para ello comenzamos con el gigante Google y su famosa iniciativa de hacerse con todo lo impreso del mundo.
Inicialmente confuso el acceso a la que se suponía que iba a ser la librería virtual más grande del mundo. Ninguna novedad y la impresión de estar viendo solo partes de libros escaneados. Hay miles de títulos, muy pocas novedades y el acceso es a través de la propia web. Si tienes una cuenta en Google puedes acceder a tus selecciones desde cualquier dispositivo con acceso a la red (igual que el calendario o los mapas). Puedes encontrar una aplicación específica para leer en tu móvil (iPhone, Android)  pero curiosamente si tratas de hacerte con ella no puedes ya que solo está disponible en el Store de Estados Unidos.

Apple
Apple te lo pone claro desde el principio; si quieres disfrutar de sus contenidos digitales tienes que tirar de los recursos de los de la manzana de principio a fin. Para acceder a su fondo editorial tienes que hacerte con el famoso iTunes (gratuito y multiplataforma). Desde allí accederás a una librería que ya va teniendo color. Javier Marías, Umberto Eco, María Dueñas y otros muchos. Precios a partir de los 2,99 y hasta los 16 euros. Pero eso sí, antes de lanzarte tenlo claro. Para disfrutar de la lectura de estos libros necesitas tener o un iPhone o un iPad. Así de claro. Ni tan siquiera con un MacBook Pro te libras. El soft necesario (iBooks, gratuito en la AppStore) solo corre en estos dispositivos. Así de claro.
Si nos hacemos con uno de sus libros la experiencia es Apple 100%. El libro se puede sincronizar automáticamente con nuestro dispositivo y así lo encontraremos en la aplicación. Una vez allí resulta evidente el sistema de navegación. Podemos acceder a nuestros libros aun sin tener conexión a la red.

Amazon.es, librería

Amazon
Amazon nos ha deparado otra de las sorpresas de este pequeño análisis. En Amazon.es te puedes comprar un reloj o un GPS pero no un libro en formato digital. O nosotros no lo hemos conseguido. Así que nos hemos ido a la versión americana pensando en que tarde o temprano la oferta de allí llegará aquí. Allí sí. Bajo el epígrafe de Kindle Books puedes acceder a un nutrido fondo de libros. En inglés claro. Precios desde 0,99 hasta 20 dólares para lo que parece una librería llena de novedades. Si no tienes un Kindle tranquilo. Amazon presenta un recurso –Kindle Cloud Reader– que te permite acceder vía web a tus compras. Así que te puedes animar a comprar. No acepta PayPal. Una buena noticia si tienes descargado la aplicación Kindle en tu iPhone o Android (gratuita) y te registras como los mismos valores de usuario que en la web de Amazon.com accederás desde tu dispositivo a lo comprado en la tienda web.

Varias librerías (FNAC, TodoEbooks, El Corte Inglés, La Casa del Libro…)
Podemos agruparlas ya que todas comparten una solución basada en Adobe Digital Editions. Este software puede ser descargado sin coste desde la página de Adobe y actúa como un gestor de contenidos digitales; permite primero leer, adquirir y descargar el contenido digital. Luego organiza tus libros y documentos en una biblioteca personalizada y por último transfiere los libros digitales de tu ordenador personal a tu dispositivo de lectura o hasta 5 dispositivos validados. La caracterísitca principal de esta solución es que maneja elementos protegidos con DRM (Gestión de Derechos Digitales) que es la herramienta que usan estas librerías para proteger sus libros de copias piratas. Y esa característica es la que complica enormemente la sincronización con otros dispositivos. Adobe anuncia que oficialmente Digital Editions solo es compatible con Sony Reader (aunque puntualiza que trabaja activamente para dar soporte a otras plataformas y dispositivos). En la red es fácil encontrar experiencias de usuarios que han conseguido transferir contenidos descargados en Digital Editions a otras plataformas, pero eso queda fuera de la idea de este artículo y así lo dejamos.

Por último vamos a hacer referencia a una opción que creemos puede ser una solución para cientos y cientos de pequeñas plataformas y que como usuarios nos puede resultar muy interesantes. Son los lugares en los que se nos ofrece (con pago o sin él) la posibilidad de descargarnos contenidos (ficción o no) en formato electrónico. Valga como ejemplo un título editado en formato papel y también en versión electrónica por nosotros: Sobre puentes y secretos de Sergio García.

Sin duda la mejos opción es Calibre. Con esta herramienta gratuita tendremos resueltas muchas de las necesidades que la lectura de formatos digitales nos va a imponer. Es capaz de leer todos los formatos y transmitirlos al dispositivo que deemos (en el caso del iPhone es capaz de sincronizarse con iBooks y depositar allí nuestros libros). Muy destacable la capacidad de pasar otros formatos a formato epub de forma que podremos disfrutar de, por ejemplo, formatos pdf en nuestros lectores de epubs.