Estrellas Dobles

Y con la avidez del hambriento devoraron la oscuridad que les devolvía al tiempo que se les fue. Arriba el trémulo sonido de las hojas les llevaba en volandas a aquellos largos veranos, de junio a septiembre, que eran pedazos inmensos de sus vidas.
Y del murmullo de los árboles caían suaves los recuerdos más hermosos. Creían oír las risas de los niños que un día fueron, voces de personas olvidadas en el tortuoso camino del tiempo, el chapoteo alegre en aquel manso río de sur.

Leer Estrellas Dobles