WhatsApp; nuestro amigo indiscreto

Cualquiera diría que tenemos manía a la exitosa app WhatsApp. Nada más lejos de la realidad.
Pero es curioso como aplicaciones tan aparentemente miradas y remiradas contienen pequeños “errores” de usabilidad que en algún caso pueden suponer algo más que pequeños inconvenientes para sus usuarios.
En un magnífico blog (http://www.human-computer.net/blog/) descubierto de la mano del experto en usabilidad Jon Parro encontré el primer error. Y es que el escueto, pero efectivo, sistema de indicaciones que nos ofrece WhatsApp puede llevarnos a confusión. Cualquiera pensaría que el juego “un aspita verde mensaje enviado, dos aspitas verdes mensaje leído” no tiene más recorrido.
Pues resulta que sí pero no. Y así un aspa indica que el mensaje ha sido entregado correctamente al servidor, y dos marcas verdes que el mensaje se ha entregado correctamente al dispositivo destinatario. Pero no necesariamente que nuestro destinatario haya leído el mensaje, tal y como es fácil imaginar.

Información confidencial en WhatsApp

El segundo “pero” lo pongo yo aunque ahora (padre de un hijo adolescente) me beneficie de ello. Y es que WhatsApp ofrece una información que pone, al menos en apuros, a la intimidad de sus usuarios.
Basta con que abramos un chat cualquiera de uno de nuestros contactos para descubrir justo debajo de su nombre una indicación en cursiva “últ. vez hoy a las 12:07” (en inglés last seen at …) Si el usuario está activo esa indicación se convierte en un “online“.
Esa información contrasta un poco con el carácter confidencial que, en general, nos permiten los dispositivos móviles. Todavía somos relativamente libres de regular nuestros tiempos y gestionar las confirmaciones de la recepción de llamadas, correos o SMS según nuestra conveniencia. Pero indicaciones como la de WhatsApp nos dejan en evidencia al comunicar a cualquiera de nuestros contactos cuándo hemos visitado la aplicación por última vez y dejando plasmado nuestra voluntad de no darnos por enterados.
Es verdad que esto puede convertirse en una ventaja y facilitar el control de las entradas y salidas de terceros (estoy pensando en menores) en la aplicación dejando constancia del uso real que se hace de ella.

Leave a Comment