Share this… tu banco

La fiebre de socializarlo todo en internet no tiene límites. Todo es susceptible de ser compartido en las redes sociales. Yo te “enredo” tú me enredas.
En un principio fueron los comentarios sesudos en los blog, luego lo que dices en un foro, luego las fotos que subías a la red, lo que entrenas y por dónde con tu GPS. Parece no haber fin.
Yo estoy seguro de que no lo hay. Hoy lo he comprobado.
Como muchos otros sufro a diario al operar con la versión on-line de mi entidad financiera. Ya antes de “logarme” comienzo a sufrir ante lo que se me viene: cargos y más cargos y esos malditos ingresos cada vez más escualidos y esporádicos me esperan más allá de la contraseña.
Y no me equivoco. Cifras dantescas. Pero hoy, mientras trataba de dar una vuelta de tuerca más a mi ingeniería financiera de corta y pega mis ojos se han ido a unas imágenes aparentemente amigas; ¡sí! Facebook, Twitter, Youtube y hasta Flickr estaban allí. En la propia página, entre saldos, cargos y abonos aparecían esos logos amigables y amigos.
Increíble. Me he sentido menos solo y algo menos pobre. Pero acto seguido y cuando mi dedo-ratón ya volaba por puro instinto social hacia los iconos me he preguntado ¿y que socializo yo aquí?
Claro que es difícil esto. Si lo que veían mis ojos –descubiertos, cargos– iba a las redes de la misma, malo. Mis clientes se asombrarían de lo penoso de mi situación, sí, pero lo mismo pensaban que con semejante fracasado no iban a ninguna parte. Y qué decir de los que me persiguen para que me ponga al día. Descubrirían que los métodos convencionales no tienen sentido cuando nada es en verdad nada, y claro, queda el cobrador del frac, las rodillas… mal, muy mal. Así que dudoso e indeciso he bajado el ratón y he vuelto al corta y pega mientras pensaba que falta una red. Por qué no llevar esas miserias financieras con otras de su especie. Aquello de mal de muchos… Eso sí, el criterio para poder hacerse usuario de esta nueva red es indiscutible: acreditar una penosa situación financiera. Así en vez de subir las fotos de la comunión de la niña publicaremos orgullosos los avisos SMS que nos avisan de los impagos y de los devueltos ¡dónde se va a comparar!
Pues eso, si alguien se anima a arrancar, es que yo estoy tieso.

Comments

  • Jaime López

    Muy cierto

Leave a Comment