Llevarse desde dentro, ¿sí?¿no?

Intercambiaba hoy algunos tweets con @Innobasque acerca de la afirmación de éstos de que “las redes sociales tienen que llevarse desde dentro” refiriéndose a las pymes.
Al hilo de esa conversación me gustaría comentar mi punto de vista, basado en mi modesta experiencia.
Reconozco que escribo bajo el run-run de otro tweet de @Innobasquede la misma serie #RSpyme en el que se afirmaba “No hay que darle las redes sociales al primero que pase”. Como yo he sido el primero que he pasado por algunos sitios, me siento en cierto modo concernido. No me gustaría que este post sonase a justificación, aunque va a costar.

¿Tienen que llevarse desde dentro de las pymes su gestión de las redes sociales?

Según @Innobasque sí. Yo creo que antes habría que definir a qué denominamos “llevar”. Si por llevar entendemos actualizar, gestionar y dinamizar sus perfiles y estrategias en la red estoy totalmente de acuerdo. Nadie como el responsable de un pequeño negocio para saber a quién dirigirse, con qué objetivos, cómo es su mercado, quién es su competencia… Pero el cómo llevar a cabo esas acciones es otra cosa.
Por eso creo que dando por válido que las pymes “tienen que llevar” sus redes sería bueno reconocer que para ello les convendría contar con alguien que les ayudase en la implantación de sus perfiles sociales y en una correcta gestión de éstos.
Y paso a enumerar situaciones reales que yo he conocido y que creo que justifican nuestro trabajo:

  • Dar de alta un perfil personal en Facebook en vez de una fanpage.
  • Mezclar un uso personal con el profesional de Facebook y Twitter.
  • Actualizaciones convulsivas e irregulares de sus perfiles.
  • Tono inadecuado, faltas graves de ortografía.
  • Desconocimiento (y rechazo a veces) de las redes sociales.
  • Torpeza en el uso de herramientas para el manejo de los perfiles, los usuarios, las contraseñas, etc.
  • Falta absoluta de criterio respecto a los objetivos, los tiempos, las herramientas de análisis, etc.
  • Sensación de frustración y engaño al no conseguir “nada” (en muchas ocasiones no se sabía que se quería conseguir).

Resumiendo, a que las pequeñas empresas gestionen sus perfiles sociales con las necesarias habilidades y bajo estrategias eficaces. Y a que profesionales serios y honestos les presten servicios con principio, fin y costes ajustados que les ayuden a lograrlo a través de una correcta implantación y una adecuada formación.

¿Y tú qué opinas?

Si te ha parecido interesante compártelo:

 

Leave a Comment